Massmediación y Cultura Política

Just another WordPress.com weblog

Introducción

with one comment

INTRODUCCION:

En el desarrollo del proyecto “La construcción de la cultura política por los medios de comunicación (1989-1999)”, ha sido necesaria una revisión y recensión de las teorías acerca de los aspectos culturales de la política, que nos ha llevado a identificar muy variadas posturas teóricas, epistemológicas y metodológicas. A veces tales diferencias se ubican en el marco de una disciplina. Otras, no. Las divergencias teóricas traspasan los campos de la sociología, la psicología, la antropología y la semiótica (y la lingüística del texto). A veces acercan y posibilitan colaboraciones interdisciplinarias; a veces motivan debates.

En efecto, ese complejo objeto de estudio (la “cultura política”) ha sido abordado desde la psicología social (“psicología política” la llaman algunos autores; Jon Elster, entre otros), la sociología en todas sus tendencias (funcionalista, interpretativa, marxista, etc.), la antropología (en sus variantes postmodernas, inclusive), la comunicología, la politología, la filosofía, la semiótica y la lingüística.

Cada una de esas disciplinas tiene a su vez diversas tradiciones teóricas, contradictorias, que se han planteado el tema en medio de polémicas. Por ejemplo, en el seno de la sociología, tenemos la discusión entre el enfoque funcionalista y el marxista neo-gramsciano (Laclau, Mouffe). También en la psicología observamos divergencias entre los enfoques conductistas, los psicoanalíticos y los humanistas. Véanse también las diferencias en la conceptualización de “ideología” en el marco de la semiótica, entre las posiciones de Umberto Eco, Eliseo Verón y Teun Van Dijk.

Esto plantea arduas preguntas a los investigadores. El primer dilema sería escoger entre, simplemente, seleccionar un abordaje disciplinario, con todos los constreñimientos teórico-metodológicos implicados, o afrontar la peculiar situación epistemológica conocida como la multidisciplinariedad en perspectiva transdisciplinaria.

Esta última opción es muy interesante. Si lo transdisciplinario es un horizonte, lo multidisciplinario exige precisar la pertinencia de los conceptos y las metodologías propias de cada disciplina, establecer puentes entre esas diversas perspectivas y buscar una interacción, que no dudamos en calificar de dialéctica. Los vínculos deseables entre las disciplinas son, por supuesto y en primer lugar, de complementación, cooperación y colaboración. Por ejemplo, una indagación semiótica o lingüística (a la manera de Van Dijk o Eliseo Veron) puede servir de base o premisa para la formulación de hipótesis de un estudio sociológico posterior de orientación estructural-funcionalista, que emplearía encuestas como instrumentos de medición de opinión pública (a la manera de Almond y Verba o Lassarsfeld). Pero, ya en esta formulación de cooperación, se deja por supuesto una noción positivista de la verificación, lo cual remitiría a nuevas discusiones.

Esto porque, aunque la complementación y colaboración es deseable y posible, las conceptualizaciones a veces son incongruentes o inconmensurables entre sí, por lo que se impone una labor sintetizadora que supere las contradicciones en un plano superior. Por eso hemos mencionado la palabra “dialéctica”.

No podemos eludir las dificultades epistemológicas que se nos presentan por el camino. Ellas son 1) la necesidad de unos fundamentos epistemológicos que permitan la construcción de una matriz teórica facilitadora de la integración de los aportes de las diversas disciplinas, a veces contradictorios o incongruentes; 2) el esclarecimiento de ciertos conceptos compartidos por varias disciplinas, pero de matices inconmensurables según heterogéneos contextos disciplinarios; 3) la legitimación de la validez de ciertas metodologías e instrumentos de observación mediante una suerte de “traducción” de datos, indicios o atribuciones de sentido (interpretaciones) de un contexto descriptivo y explicativo, a otro. Tales problemáticas superan y rebasan largamente los objetivos del presente estudio; pero no dejan de señalar algunas perspectivas.

Una primera aproximación a esta cuestión de la inter, multi y transdisciplinariedad del estudio de la cultura política (o “semiosis política”, o “ideologías”), sería adoptar una matriz epistemológica dialéctica (R. Lanz ya ha ensayado este camino), por el cual se esclarezcan y superen las contradicciones e incongruencias teóricas, las diferencias de status epistemológicos de los conceptos, las diversas condiciones de validez de las categorías provenientes de contextos heterogéneos. De esta manera aspiramos dos cosas. Primero, conservar los logros teóricos de los estudios antecedentes del tema; segundo, superarlos al confrontarlos entre sí en un marco teórico más amplio e inclusivo.

Hay dos variantes en esta labor. Una, que podemos llamar ecléctica, que consistiría en elegir, con la mayor libertad y hasta cierta ligereza, los elementos teóricos y metodológicos existentes en el menú teórico-disciplinario, para articularlos en un nuevo cuerpo de conocimientos que eluda tomas de partido epistemológico; otra, la propiamente dialéctica que, si bien puede extraer y apropiarse de elementos de heterogéneos contextos, los somete a una transformación que les defina límites y devenires, ordenándolos en un sistema abiertamente definido sobre las posiciones epistemológicas en juego.

Nosotros nos orientaremos por esta última orientación, aunque a ratos pareciera que coqueteamos con el eclecticismo. Este no es improductivo ni condenable por sí mismo. De hecho, cabe sostener la idea de que todas las teorías y concepciones de mundo son más o menos eclécticas. Es más, es hasta recomendable el eclecticismo en momentos de creación teórica. Sólo que preferimos hacer explícito y sistemático el criterio de escogencia y articulación de la variedad de “ingredientes” teóricos que asimilaremos en un nuevo cuerpo teórico.

PLAN DE ESTE TRABAJO

Nuestra investigación será expuesta en tres capítulos. En el primero, titulado “las dimensiones de la massmediación política” desarrollaremos las lógicas de la massmediación política, las cuales se realizan en tres dimensiones: a) el imaginario político, b) la producción, distribución y consumo de opinión e ideología, y c) la categorización de los públicos. Para ello contextualizaremos nuestro trabajo en el marco del debate acerca de la crisis de la democracia representativa y la reestructuración del espacio público debida a la massmediación de la política. Esta será la oportunidad de realizar un balance de las teorías de la comunicación política y elementos históricos relacionados con la massmediación de la política en Venezuela y el mundo.

En el segundo capítulo, titulado “Cuestiones de método” se explicará el marco epistemológico y metodológico general que culmina en la operacionalización de las tres dimensiones de la massmediación política para realizar una ilustración empírica de las ofertas informativas e ideológicas de dos diarios de circulación regional en el estado Carabobo de Venezuela: Notitarde y el Carabobeño.

Posteriormente, en el capítulo III expondremos los resultados de nuestro análisis, siguiendo el modelo de las perspectivas, instancia que media la ideología, el imaginario y el trabajo semiótico sobre la cotidianidad. Esto nos llevará al concepto de Público Modelo y sus relaciones con las nociones psicosociales de actitudes y opinión pública, todo ello ejemplarizado con el análisis e interpretación de los diarios mencionados. También allí trataremos acerca de la construcción discursiva de las identidades políticas y la lucha por el capital político-simbólico. Para diseñar una teoría del poder discursivo pasaremos una revista crítica varios planteamientos interdisciplinarios. Finalmente, haremos nuestro aporte esclareciendo las relaciones entre Actos Discursivos Públicos y estrategias, y el Poder, el imaginario y las categorizaciones de los públicos.

Pretende el autor que este estudio no sea leído descontextualizado, separado, de las especiales circunstancias históricas en las que fue realizado. Así entenderá, con toda la emoción debida, las resonancias de muchas de las formulaciones, por muy áridas y abstractas que parezcan.

Siguiente ->

Written by saberlibreeditores

septiembre 22, 2009 at 3:14 am

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. [...] Introducción CAPITULO I Las dimensiones de la Massmediación política 1.- Crisis de representación y Massmediación de la política 2.- Espacio público y medios de comunicación 3.- Los imaginarios políticos colectivos 4.- El discurso como bien para el consumo cultural 5.- Discursos como actualización de estrategiasCAPITULO II Cuestiones de método 1.- Cuestiones epistemológicas y de método 1.1.- Dimensión estructural 1.2.- Dimensión funcional 1.3.- Dimensión interactiva 2.- Conceptos descriptivos: 2.1.- Procesos y niveles de análisis 2.2.- Corpus de observación 2.3.- Nivel de análisis MEDIO 2.4.- Nivel de análisis de los Textos periodísticos [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: